Domingo, 09 de mayo de 2010

Cuando llega el viernes y finalizo mi jornada laboral exclamo: ¡POR FIN ES VIERNES!, y llega hasta mi recuerdo aquella famosa película del mismo título del año 1978. Película que describe la vida de un grupo de jóvenes "disc-jokeys", músicos, cantantes, fanáticos del baile, etc., durante varias horas de un viernes por la noche en una sala de baile de Hollywood. Consiguió el Oscar a la mejor canción "Last dance" interpretada por Donna Summer.

Total que me puse a mirar en You tube y encontré dicha canción, además de otros vídeos como Música de los 70 y 80, Fiebre del sábado noche, Greese,etc. No pude más que sentir un tanto de nostalgia por como habían pasado los años... El tiempo en que dejé el Instituto para empezar la Universidad, el tiempo en que tan solo en verano, (si lo había aprobado todo), iba a la disco, en el lugar de veraneo con mis padres y hermano, mis amigas que venían a pasar unos semanas con nosotros, los días en que hacíamos planes de futuro para cuando termináramos nuestras carreras universitarias, allí en la noche tendidas en la arena, con la luna reflejándose en el agua hablábamos de como queríamos que fueran nuestras vidas... Oyéndose de fondo alguna canción veraniega de George Dann y que sin más nos lanzábamos a bailar como posesas riendo a carcajadas...



Que bella es la juventud y que rápido pasa...

Siempre he pensado que tendríamos que tener dos vidas, una de preparación tanto en estudios como en experiencias personales y otra simplemente para vivir, porque el conocimiento ya lo llevaríamos, una gran utopía, un imposible de realizar.

Sólo una estrofa del poema de Rubén Dario, es lo que se asemeja más a la realidad y a lo que siento ahora mismo:

"Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!...
Cuando quiero llorar, no lloro,
y a veces lloro sin querer..."





                                                        Teia

 


Publicado por Teiah @ 21:01
Comentarios (0)
Comentarios